El imaginario de los guías de turismo

Jean-François Staszak

El libro de N. B Salazar se centra en el imaginario turístico. Ese es un tema que enfoca unilateralmente el punto de vista de los consumidores. La mayoría de los estudios evoca el imaginario de los turistas occidentales acerca del país de destino, haciendo hincapié en las discrepancias entre las representaciones de los turistas y la realidad de los lugares que visitan.

El enfoque de N.B. Salazar es original porque, por una parte, su estudio se centra en los guías de turismo de los países receptores, considerados como los actores principales de la (re)producción de los imaginarios turísticos; y por otra parte, porque muestra que las representaciones movilizadas por estos guías no difieren de las de los propios turistas. Es que los guías, para complacer a los turistas, reflejan en su discurso lo que piensan que esperan éstos, valiéndose de elementos sacados de las mismas fuentes que alimentan el imaginario de sus clientes (televisión, revistas como el National Geographic guías de viaje, etc.). Así, el imaginario turístico resulta coproducido por guías, turistas y tourates (según Causey, 2003, los miembros de la población local que hacen de intermediarios con los turistas).

N. B. Salazar lo demuestra respaldándose en dos encuestas etnográficas detalladas, una en Arusha (Tanzania), la otra en Yogyakarta (Indonesia), que le llevan, a pesar de los contextos diferentes, a conclusiones similares. El autor acompañó a unos guías durante su formación y en las visitas que realizaban, y recogió numerosos extractos de sus discursos. Según él, se trata de una retórica interpretativa o de narrativa, que, al tiempo que moviliza principalmente materiales producidos en Occidente, privilegia la “agentividad “(agency) de los actores locales.

Por supuesto, el libro es valioso para cualquier lector que se interese por el imaginario turístico, cuya elaboración rara vez ha merecido un estudio tan fino en su heteroglosia. Los pasajes en que el autor muestra cómo los guías juegan con los estereotipos de los turistas son particularmente demostrativos y a menudo divertidos.

Pero más allá de la temática del turismo, el libro abre una reflexión original sobre las cuestiones de escala y sobre la globalización. El autor se refiere a la glocal ethnography. Se niega a ver una ruptura entre la escala mundial y la escala global, entre la fragmentación y la globalización, y procura evidenciar los vínculos entre los dos niveles y los dos procesos. Estos se manifiestan en los vaivenes de los turistas, que participan en la globalización pero se nutren de la especificidad de los lugares que visitan. Pero en sentido contrario, el discurso y las prácticas de los guías locales se alimentan con flujos de información que circulan a escala mundial. Así pues, el glocalized cosmopolitanism de J. Urry (Global Complexity, 2003, citado en el último capítulo) no es sólo el privilegio de los turistas internacionales, también caracteriza a los actores locales.

El placer de leer este libro reside en el equilibrio entre los análisis teóricos y la utilización hábil de los materiales empíricos, y en el júbilo que siente el autor al destrozar muchos tópicos. En su prólogo, cuenta el antropólogo Edward M. Bruner que al preguntar a jóvenes balineses sobre su identidad y experiencia personal, había observado que el discurso de ellos le era curiosamente familiar. De pronto se dio cuenta de que esos jóvenes tan bien informados le estaban repitiendo las teorías que él mismo había publicado unos años antes en revistas científicas.

Si el libro de N.B. Salazar sabe barajar con brío y humor los papeles respectivos de guías, turistas y tourates, evita maltratar a los antropólogos, advirtiendo repetidas veces que son los más capaces de comprender cómo nos imaginamos el mundo, pero olvidando mencionar el papel que ellos tienen en la construcción de ese imaginario. Cierto que el autor indica que los análisis etnográficos o su vulgarización se pueden encontrar en las representaciones de los turistas y el discurso de los guías, pero nos hubiera gustado que, desde una perspectiva reflexiva, se adelantara un poco más en este campo. Cuanto más que, con el desarrollo del etnoturismo, la frontera entre el turismo y la etnología (entre turista y guía por un lado, etnólogo por otro) resulta algo borrosa.

EL LIBRO

Salazar Noel B., 2010, Envisioning Eden. Mobilizing Imaginaries in Tourism and Beyond, New York/Oxford, Berghahn Books.

CITAR ESTE ARTÍCULO

Referencia electrónica :

Jean-François Staszak, El imaginario de los guías de turismo, Via@, Recensiones, publicado el 13 de diciembre 2012.

URL : http://www.viatourismreview.net/Recension3_ES.php

AUTOR

Jean-François Staszak

Profesor de geografía – Universidad de Ginebra

TRADUCCIÓN

Hélène Knafou