El surf en Taghazout (Marruecos): del surgimiento espontáneo de nuevos territorios deportivos al laborioso desarrollo turístico de una práctica por las instituciones

Ludovic Falaix

Teniendo en cuenta la calidad de las olas que rompen sobre el litoral expuesto a los oleajes del Atlántico norte y sus condiciones atmosféricas confortables, Marruecos constituye un destino privilegiado para los surfistas europeos1, particularmente durante los meses de invierno. Publicitado en la mayoría de las revistas de la prensa especializada, el pequeño pueblo costero de Taghazout goza de una verdadera notoriedad en la comunidad de surfistas. Situado a pocos kilómetros al norte de la ciudad balnearia de Agadir, dotada de un aeropuerto internacional, las olas de este tramo del litoral marroquí ya son accesibles en menos de tres horas de avión desde las grandes metrópolis europeas.

Taghazout1

Las barcas de pesca junto a los surfistas en la playa de la Roca del Diablo.

©Falaix L, diciembre 2012.

Por otra parte, la democratización del surf inducida por la potente mercantilización de la oferta de cursos de entrenamiento y la multiplicación de vuelos de bajo coste con destino a Agadir, conlleva una creciente frecuentación por los surfistas de este pueblo rural cuya organización espacial estaba hasta ahora estructurada esencialmente por la actividad de la pesca tradicional. La influencia geográfica del surf se traduce en una integración socio-espacial de esta disciplina deportiva en el seno de la estructura territorial del pueblo de Taghazout. Dicha influencia se caracteriza por la multiplicación de las infraestructuras de alojamiento y de las estructuras consagradas a la mercantilización del surf. Las áreas de acogida están delimitadas para recibir las furgonetas de los surfistas europeos. Los edificios están construidos para promover el tejido asociativo local y permitir a los jóvenes marroquíes el aprendizaje de la actividad. Algunas surf-shops surgen en el corazón de la estructura urbana, incluso junto a la mezquita del pueblo. Su localización refuerza en el visitante la impresión de que un cambio socio-cultural está teniendo lugar en el seno de este pueblo atípico entre, por una parte, los valores tradicionales transmitidos en la sociedad musulmana y, por otra, aquéllos que estructuran los mitos de un modelo contracultural del cual el surf es heredero2. A la luz de la adopción de un estilo de vida basado en la práctica del surf, al cual se suman numerosos jóvenes locales, un proceso de aculturación está pues en marcha.

Taghazout2
Situados frente al mar, estos locales, cuya arquitectura recuerda a una ola, acogen el club y la escuela de surf de la localidad – ©Falaix L, diciembre 2012
Taghazout3

La « surf shop » junto a la mezquita de Taghazout y esta configuración refuerza la idea de que una forma de sincretismo está teniendo lugar en el seno de la localidad – ©Falaix L, diciembre 2012.

Dada la oportunidad de desarrollo turístico que constituye el surf para el litoral marroquí y la buena acogida de las poblaciones locales a la idea de practicar este deporte, los poderes públicos han querido facilitar el desarrollo de este ocio deportivo. Así, un amplio proyecto de planificación turística se ha aprobado para el municipio de Taghazout. Las primeras obras en las carreteras, previstas desde 2007, se han reanudado en el otoño de 2012 después de varios años de interrupción causados por la falta de compromiso de inversores fiables. Estas obras consisten en construir una vía de circunvalación de la ciudad que preserve del tráfico de la carretera a los espacios situados frente al mar. El proyecto de gestión turística, denominado « Taghazout Bay , está a cargo de la Sociedad de Gestión y Promoción de la Estación de Taghazout (SAPST), creada en 2011 para ordenar, desarrollar, comercializar y gestionar el programa. Sociedad anónima con un capital de 100 millones de dirhams, está sociedad está participada por cinco accionistas provenientes tanto del sector público como del privado: CDG Développement, Fonds Marocain de Développement Touristique, Sud Partners y la Société Marocaine d’Ingénierie Touristique. El proyecto turístico se articula sobre la construcción de conjuntos hoteleros y residenciales de alta gama, infraestructuras deportivas cuya legitimidad reposa sobre la promoción de actividades de ocio con la construcción de un beach club, una medina y academias de golf, tenis, fútbol y surf. En el horizonte del año 2017, se plantea que más de 12.000 camas puedan acoger a los turistas y que se creen 20.000 empleos3. Sin embargo, en este contexto de inicios de la planificación, repetidamente abortados, conviene indudablemente precisar que estas previsiones no comprometen tanto a los que las generan como a los que se ven afectados por ellas.

Taghazout4
Cartel publicitario de los operadores participantes en el proyecto de planificación turística – ©Falaix L, diciembre 2012

Los poderes públicos marroquíes buscan posicionar Taghazout como uno de los destinos de referencia en la práctica del golf, así como del surf. El « surf camp », que se prevé que ocupe 5 hectáreas frente al mar, es identificado como uno de los componentes claves en la estructuración espacial de la futura estación. El comienzo de los trabajos para el desarrollo turístico está anunciado para finales del año 2013. Indudablemente, la explotación turística del surf, aunque sea laboriosa, constituye la piedra angular de un proyecto de desarrollo que puede alterar la estructura socio-espacial de un pueblo aún rural, que experimenta una forma de sincretismo socio-cultural inducida por el anclaje territorial del surf, realizada de manera espontánea desde los inicios de los años setenta.

Las estrategias de denominación territorial y la « puesta en escena (geo-) gráfica4 » basadas en la influencia socio-espacial del surf en el pueblo de Taghazout se traducen en la utilización del surf en los instrumentos promocionales e iconográficos.

Taghazout5
Taghazout6
El surf en el centro de las estrategias de denominación y de prospectiva territorial, que preceden en mucho la realización de los desarrollos turísticos – ©Falaix L, diciembre 2012

Recorriendo las carreteras marroquíes en búsqueda de olas vírgenes, los primeros surfistas occidentales generaron de forma espontánea, desde los años setenta, el surgimiento de “nuevas territorialidades” deportivas que los poderes públicos buscan actualmente institucionalizar y racionalizar con el objetivo del desarrollo local.

Únicamente la frecuentación por parte de los surfistas permitirá evaluar el acierto de este proyecto de desarrollo turístico, más allá de la declaración de intenciones que figuran en los documentos de planificación institucionales. Además, la frecuentación de espacios artificializados y la atracción por las « olas mercantilizadas » constituirán excelentes indicadores para tomar el pulso de la evolución potencial de la cultura deportiva del surf, cuya búsqueda de una relación privilegiada con la naturaleza constituía hasta ahora el recurso paradigmático.

NOTAS

1 El autor agradece a Antoine Vidal, Benoît Picault, Jean Lissart, Lionel Capoen, Patrice Lévèque y Mohamed Abéraouche por su comprensión con la idea de realizar las fotografías aquí presentadas.

2 Loret A., 1995, « Génération glisse : dans l’eau, l’air, la neige… La révolution du sport des “années fun” », Autrement, n°155-156, 324 p.

3 Además de los potenciales beneficios económicos, un sitio de Internet presenta las grandes líneas del proyecto de planificación turística de la estación y permite acceder a los planos de la futura estructuración espacial : http://www.taghazoutbay.ma/index.php/plan-de-masse.

4 Debarbieux B., 2002, « Figures (géo-)graphiques et prospective. Cartes, schémas et modèles au service du projet et de la prospective territoriale », in Debarbieux B. et Vanier M., L’espace à repenser, Éditions de l’Aube.

 

CITAR ESTE ARTÍCULO

Referencia electrónica :

Ludovic Falaix, El surf en Taghazout (Marruecos): del surgimiento espontáneo de nuevos territorios deportivos al laborioso desarrollo turístico de una práctica por las instituciones, Via@, Breves, publicado el 28 de octubre de 2014.

AUTORES

Ludovic Falaix

Profesor titular – Universidad Blaise Pascal (Clermont-Ferrand)

Equipo ACTé EA 4281