Cambio climático. Análisis de las representaciones y
prácticas en las estaciones de esquí de los Pirineos Orientales

Mihaela Marc

La nieve es uno de los elementos más sensibles a los cambios climáticos. En los Alpes franceses, en el horizonte 2070-2100, a una altitud de 1500 m, el número de días con nieve en el suelo podría bajar un 25% en los Alpes del Norte y un 35% en los Alpes del Sur. En los Pirineos, para la misma altura y el mismo periodo, la capa de nieve duraría un mes menos (dos meses en vez de tres), y su espesor sería de apenas unos veinte centímetros. (Etchevers, P. et Martin E., 2002)

Cuando empezamos la investigación, cierto que la literatura científica se dedicaba ante todo a la producción de modelos climáticos, y que pocos estudios se interesaban en las reacciones que suscitaban estos modelos en el campo. Llenar ese vacío es lo que hemos intentado con nuestra tesis, así como llevar a cabo una identificación de las representaciones sociales de los actores de turismo respecto al fenómeno del cambio climático. También hemos considerado los impactos de estas representaciones sobre los comportamientos y las estrategias de gestión.

El triángulo de las representaciones de la nieve

En el meollo de nuestro estudio, la representación social “es una forma de conocimiento, socialmente elaborado y compartido con fines prácticos, que tiende a elaborar una realidad como un conjunto social” (Jodelet, 1989, p. 39). Cuando se interesa por las representaciones, la geografía estudia preferentemente las representaciones mentales. Usando la teoría de las representaciones sociales, desarrollada por la psicología social, permite remite adoptar un enfoque pluridisciplinar que lleva a profundizar las relaciones entre actores y territorio.

El estudio se construyó con base a tres ejes de investigación: las representaciones mediáticas de la nieve, las representaciones científicas del cambio climático a nivel local y las representaciones sociales y actitudes de los actores turísticos ante el cambio climático (Figura 1). Porque, antes de que pueda hablarse de representación social, es imprescindible conocer el objeto al que se refiere esta representación: el cambio climático, y también la evolución de la percepción del invierno y sobre todo de la nieve.MMarc_ES

Los métodos de recopilación y análisis de datos son específicos de cada eje de investigación: lectura de casi 7.000 números del diario L’Indépendant, publicados durante los cuatro meses de invierno (diciembre a marzo) e identificación en los títulares de la ocurrencia de la palabra “nieve” y sus derivados; análisis gráfico de los datos meteorológicos publicados en la revista Annales Climatologiques des Pyrénées-Orientales; encuestas de cuestionario (inviernos 2007/2008 y 2008 2009) a un público de esquiadores / snowboarders, seguidas de un análisis según el método de P. Verges (Verges 1992, 1994) y, paralelamente, encuesta cualitativa a los operadores turísticos con elaboración de tipologías según las actitudes frente al cambio climático.

Las culturas de la nieve

Las representaciones sociales del cambio climático están estrechamente vinculadas a las representaciones de la nieve. En este sentido, ocho ideas principales surgieron de la investigación:

1) El riesgo nieve se convierte en una preocupación pirenaica desde el momento en que la economía del “oro blanco” comienza a cobrar importancia a nivel local. Poco a poco, la nieve domesticada de los años 1950-1960 se va convirtiendo en nieve apropiada a partir de los años 1980, gracias a los cañones, convertidos en símbolos del territorio, según L’Indépendant, el periódico local. La nieve ya no es estética sino utilitaria: un artefacto usado en los períodos de vacaciones escolares.

2) Los medios establecen tácitamente un gradiente “ideal”, donde “entorno blanco” es el punto de equilibrio entre “escasez de nieve” y “exceso de nieve”. Este “entorno blanco” que, paradójicamente, asegura a la vez un paisaje de invierno, unas carreteras ldespejadas y un cielo azul, es lo que se vende a los clientes de las estaciones.

3) Los esquiadores / snowboarders se mueven en un mundo donde las prácticas, las percepciones y las representaciones se superponen. Deslizarse sobre una cinta blanca en medio de un paisaje otoñal, es algo que no casa con la idea de vacaciones de nieve. Los encuestados asocian la escasez de nieve natural con los cambios climáticos. Sin embargo no están dispuestos a imaginarse a sí mismos haciendo otra cosa que deslizarse por las pistas de una estación invernal.

4) Referirse a un objeto como el clima pasa implícitamente a través del filtro de la experiencia meteorológica “del tiempo que hace”, es decir, la interpretación a largo plazo que se declina en variabilidad a corto plazo y en experiencia cotidiana.

5) Los operadores turísticos adoptan diferentes actitudes ante el fenómeno del cambio climático en función de su origen (según proceden o no del territorio), de su estatuto (grado de responsabilidad del puesto ocupado; gestión, en caso de un responsable municipal, de un pueblo con estación de esquí lindante o no), tipología de las estaciones (esquí alpino o esquí nórdico o de fondo).

6) En su mayoría, los operadores turísticos se niegan a reconocer la realidad del cambio climático. Hemos identificado cinco tipos de rechazo: los inalterables, los optimistas, los tecnócratas, los escépticos y los partidarios de la teoría de la conspiración; a los cuales hay que añadir los realistas, que aceptan la realidad del fenómeno e integran sus efectos en su gestión estratégica, y los catastrofistas que expresan una visión sombría del futuro.

7) Las actitudes de los operadores no siempre son coherentes. Dudan entre el discurso oficial y el oficioso. En boca de un mismo actor, se contradicen discurso tecnocrático y discurso personal, discurso pensado y discurso espontáneo.

8) La cultura de la nieve ha llevado a un mejor conocimiento científico de la nieve (espesor, densidad, deshielo, temperatura).

Conclusión

Las encuestas, dirigidas tanto a la oferta como a la demanda turística invernal en los Pirineos Orientales, revelan una discrepancia en las actitudes y los comportamientos respecto al fenómeno de los cambios climáticos. Si la sensación de “entorno blanco” disminuyera, sólo la mitad de los esquiadores encuestados se declaran dispuestos a volver a Cerdaña-Capcir, aunque se aumentara la cantidad de nieve artificial para compensar la carencia.

En este contexto, parece arriesgado apostar únicamente por la consolidación de la oferta turística actual, siguiendo la lógica de los equipamientos existentes, pues no se pueden asegurar los efectos positivos de esta política sobre la economía local.

En el futuro, sería conveniente que los responsables dejaran de reaccionar al día (a veces demasiado tarde) a los altibajos climáticos; en cambio habría que tomar medidas para una verdadera diversificación de la oferta turística de invierno. Lo que está en juego es la permanencia, no de un modelo dado, sino de la supervivencia económica y social en la sierra.

REFERENCIAS

Besancenot J.-P., 1990, Climat et tourisme, Paris, Masson.

Etchevers P. et Martin E., 2002, « Impact d’un changement climatique sur le manteau neigeux et l’hydrologie des bassins versants de montagne », Colloque international « L’eau en montagne », Mégève, 8 p.

Jodelet D., 1989, Les représentations sociales, Paris, PUF.

Verges P., 1992, « L’évocation de l’argent : une méthode pour la définition du noyau central d’une représentation », Bulletin de Psychologie, tome XLV, n° 405, pp. 203-209.

Verges P., 1994, « Approche du noyau central : propriétés qualitatives et structurales », in Abric J.-C et Guimelli C., Structures et transformations des représentations sociales, Paris, Delachaux et Niestlé, pp. 233-254.

CITAR ESTE ARTÍCULO

Referencia electrónica :

Mihaela Marc, Cambio climático. Análisis de las representaciones y prácticas en las estaciones de esquí de los Pirineos Orientales, Via@, Tesis, publicado el 13 de diciembre 2012.

AUTOR

Mihaela Marc 

Mihaela Marc recibió su doctorado en Geografía de Turismo de la Universidad Joseph Fourier (Grenoble). Está interesada en temas de investigación relacionados con las representaciones sociales, el cambio climático, la movilidad y el desarrollo sostenible. Actualmente, becario post-doctoral en la Maison des Sciences de l’Homme d’Aquitaine.